Noticias

El don del agua viva



19 de Marzo de 2017
Redacción
(0) Comentarios

Comentario a la Palabra de Dios del Domingo III del tiempo de Cuaresma, de la mano del P. Osvaldo Aparicio ss.cc.


Durante estos domingos el Evangelio nos propone tres catequesis bautismales: una sobre el agua, otra sobre la luz y, la tercera, sobre la vida, para prepararnos a la renovación del bautismo en la Vigilia Pascual. Hoy nos habla del “agua viva” que Jesús nos ofrece para que nunca más volvamos a tener sed.

El ser humano, nosotros, no sólo sentimos la sed, sino que, en realidad, podríamos decir que somos sed. La sed nos acompaña siempre de tal forma que el corazón humano nunca consigue saciarse plenamente. Como dice san Agustín, nuestro corazón siempre está inquieto.

La primera lectura, tomada del libro del Éxodo, nos narra que el pueblo de Israel camina por el desierto y la sed llega a torturarle tanto que murmura y desconfía, quejándose a Moisés: ¿Por qué nos has sacado de Egipto para matarnos a nosotros, a nuestros hijos, y a nuestros ganados?

El pueblo llega incluso a tentar al Señor, pues, dudando de su presencia, se pregunta: ¿Está o no está el Señor en medio de nosotros?, se pregunta.

Y Dios calmará la sed de su pueblo haciendo brotar agua de la roca. San Pablo interpretará este episodio diciéndonos que la roca representaba a Cristo (cf 1 Cor 10,4). El mensaje del Evangelio de hoy nos dice en efecto que Jesús es quien nos ofrece el don del “agua viva” que salta hasta la vida eterna.

Veamos el Evangelio. Jesús está sentado junto al pozo. Una mujer samaritana va a sacar agua del pozo para saciar su sed corporal, Entonces Jesús entabla conversación con ella y la invita a que descubra una sed más profunda, su sed interior, la sed de su corazón.

Y quiere también que la samaritana conozca el agua única capaz de calmar el ansia del corazón: Si conocieras el don de Dios y quién es el que te dice “dame de beber”, le pedirías tú, y él te daría agua viva.

Nosotros somos la samaritana y, como a ella, nos pide que reflexionemos sobre nuestras aspiraciones y anhelos más profundos, y que también pensemos en qué aguas pretendemos saciar esos deseos. ¿En qué manantiales vamos a beber?

Es posible que el profeta tenga que reprocharnos un doble mal como se lo reprochó al pueblo de Israel: Me han abandonado a mí, manantial de aguas vivas, / para hacerse cisternas agrietadas que no pueden retener el agua.

Sed profunda del corazón humano. Así expresa el salmista su ansia interior: Como busca la cierva corrientes de agua, así mi alma te busca a ti, Dios mío; tiene sed de Dios, del Dios vivo: ¿cuándo entraré a ver el rostro de Dios?

El corazón humano, incluso el de las personas descreídas, esta sediento; pero corremos a saciarlo no en el Dios manantial de aguas vivas, sino que vamos tras otros dioses, cisternas agrietadas, y, en consecuencia, quedamos permanentemente insatisfechos.

Como nos dice Jesús: bebemos una y otra vez, y volvemos a tener sed. Por eso, Jesús a nuestra sociedad, a los hombres y mujeres de hoy, nos está diciendo: Si conocierais el don de Dios y quién es el que te pide de beber, le pedirías tú a él, y él te daría agua viva… agua que salta hasta la vida eterna.

Lo cierto es que no conocemos –o no queremos conocer- el don de Dios y bebemos con avidez en las cisternas agrietadas que la sociedad nos ofrece. No conocemos el don de Dios ni queremos buscar la eterna fonte que mana y corre, como canta san Juan de la Cruz, señalándonos además que esa fuente está escondida en la Eucaristía:

Aquesta fonte está escondida / en este vivo pan por darnos vida / aunque es de noche. Aquí está llamando a las criaturas / y de esta agua se hartan, aunque a escuras / porque es de noche. Aquesta viva fuente que deseo / en este pan de vida yo la veo / aunque es de noche.

 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!